Capítulo 9 – Nehren – Nauders

El 15 de junio nos levantamos algo preocupados, ya que las previsiones meteorológicas marcaban fuertes tormentas a lo largo y ancho de los Alpes… y hacia allí nos dirigíamos. Nos habíamos propuesto dormir en Innsbruck, Austria, y previsiblemente, estaría lloviendo cuando llegáramos. Nos nos quedaba otra, ya que debíamos comenzar a ir hacia el sur si queríamos llegar a Huelva a tiempo y sin hacer etapas maratonianas.

Preparando las cosas para salir. ¡Hay aviso de tormenta!

El Hotel Nehrener Hof. ¡Muy recomendable!

Un descanso en el camino.

Algo que no he comentado, creo, es que estuvimos buscando aceite para la KTM durante parte del viaje, y por fin, antes de abandonar Alemania, la conseguimos en un taller de modificaciones de motos en Friedingen. ¡Muchas gracias!

Más amigos moteros en Alemania.

No encuentro información sobre este taller…¿me ayudas?

Durante la ruta nos encontramos con el lago Weissensee. Digo nos encontramos porque no era una parada prevista, pero dada la belleza del lugar, aprovechamos un buen rato para disfrutar de la tranquilidad y estirar las piernas.

Weissensee

Que no te engañen las nubes… ¡hacía calor!

Weissensee. Hoy no hay tiempo para un baño.

De camino Austria paramos a ver los castillos de Neuschwanstein y Hohenschwangau, eso sí, desde afuera, ya que por el tiempo del que disponíamos no podíamos pararnos mucho. Allí disfrutamos de unas deliciosas salchichas alemanas antes de proseguir hacia Innsbruck.

Aquí está.

Un restaurante.

Hohenschwangau.

A esta hora, ya va haciendo falta alguito.

El primer mordisco…¡allá va!

Por aquí se llega a Neuschwanstein… pero están prohibidos los vehículos a motor.

El cielo estaba cada vez más negro, y al llegar a la ciudad Austríaca ya caían algunas gotas. Los portales de las viviendas y comercios tenían bolsas de arena, preparándose para lo que venía, y tras preguntar a algunas personas, la tormenta parecía que iba a llegar sí o sí. Mientras visitamos la ciudad, aprovechamos para dejar puesta la lavadora, ya que este era aproximadamente el punto de mitad del viaje.

El “tejadillo” de oro.

Calles abarrotadas sin miedo a las tormentas.

Vistas de los Alpes. Se estaba formando una tormenta.

Río Eno, cargadísimo de agua.

Fuente de Leopoldo

¡Llegamos a Austria!

Parecía que al día siguiente la tormenta iba a continuar, así que, ante la duda, entre seguir y arriesgarnos a quedar atrapados allí un día más, decidimos salir y rodar una hora más hasta Nauders, en el Tirol de Austria.

Poco antes de arrancar ya llovía con algo de fuerza, aunque seguía haciendo calor, y ya con la ropa de agua puesta íbamos en “modo sauna”.

Como no íbamos a coger autopistas, no compramos la viñeta de Austria, pero, como diría Charly Sinewan, “el guionista” nos iba a poner una pequeña zancadilla. A los treinta minutos de salir, en una intersección que no vi bien en el GPS, me metí sin querer en la autopista, pero con tan mala suerte, que en mi intento de salir lo más rápido posible, me fui rumbo a Innsbruck otra vez… y recorrimos 20 kilómetros de autopista en dirección contraria. Si ya estábamos cansados, el aumento de más de media hora de viaje que no estaba previsto ya nos dejó exhaustos. La parte positiva es que para multarte por no llevar viñeta te debe parar un policía, y esta vez no hubo ninguno.

Recién salidos de la autopista. Un día más. íbamos a llegar tarde al hotel.

Pero aún quedaban más zancadillas. Cerca de Nauders la carretera estaba en obras, así que tuvimos que coger un desvío que primero nos hizo cruzar Suiza… luego Italia,… y finalmente, de nuevo en Austria.

La recompensa la tuvimos al llegar. Nos alojamos en el hotel Engadin (https://www.landhaus-engadin.at/de/sommer), un hotel recomendado por la guía Motorrad-Hotel. Además de ser y estar decorado como un hotel motero, ¡Tenía hasta taller para las motos! Y allí durmieron nuestras monturas.

¡Hotel motero!

En las caras se nota…¡ha sido un día duro!

Tras una merecida cena. A descansar. ¡Mañana subiremos al Paso del Stelvio!

Capítulo 8 – Friburgo – Nehren

Capítulo 10 – Nauders – Villagi

No Comments

Post a Comment